Análisis sintáctico

 

      1. Definición de oración.

    En la Nueva gramática de la lengua española   (NGLE) se  define oración  como  unidad mínima de predicación, es decir, un segmento que pone en relación un sujeto con un predicado. El primero suele estar representado por un sintagma nominal o grupo nominal  (Los alumnos) y el segundo por un sintagma verbal o grupo verbal  (estudian mucho) (p. 71).   Sin embargo, en el español se puede omitir el sujeto de manera que el sintagma verbal pueda interpretarse como una oración: Llaman a la puerta.

 

En resumen, los principales aspectos que se han tenido en cuenta  para definir  oración son :

   

    Tradicionalmente se dividen las oraciones en función de tres criterios.

                    - Su dependencia o independencia respecto de otras unidades.

                    - La actitud del hablante.

                    - la naturaleza de su predicado.

Al que añadiremos el de la presencia o ausencia del verbo.

     2. Oración simple.

 Las oraciones se han clasificado atendiendo a  su dependencia o independencia sintáctica. Se denominan  oraciones simples las que sólo tienen  predicado,  y  compuestas las que se construyen mediante la combinación  de varios predicados.

       3. Tipos de oraciones.

    Como ya hemos señalado en el apartado anterior las oraciones, tradicionalmente, se han clasificado atendiendo a tres criterios, la actitud del hablante, la dependencia o independencia con respecto a otras unidades, la naturaleza del predicado y añadimos  también por la ausencia o presencia del sujeto (NGLE, p. 72).

    La actitud del hablante en relación con el contenido del mensaje se denomina modalidad. El concepto "modalidad" se corresponde con la noción tradicional de modus, que a su vez se oponía a la de dictum.

    SegÚn la actitud del hablantes, las oraciones se dividen en declarativas (Hoy es lunes)interrogativas (¿Qué día es hoy?),  exclamativas (¡Qué día tan bonito!), imperativa o exhortativas (No salgas por esa puerta), dubitativas  (Quizás venga mañana mi hermano) y optativas o desiderativas (¡Ojalá haga sol mañana!). Sin embargo hay que hacer algunas matizaciones, por ejemplo, que, a veces,  los actos verbales y sus tipos oracionales no coinciden: una oración declarativa puede representar una orden y es posible que una interrogativa no pregunte nada:
¿Por qué no te callas? Acto de habla imperativo + cortesía; oración interrogativa negativa.
A la biblioteca se viene a leer y no a ligar. Acto de habla imperativo; oración enunciativa.

    De manera que en  la clasificación inicial hay que incluir los denominados actos verbales indirectos que se estudian en la pragmática lingücute;stica (NGLE, capítulo 42). De hecho los especialistas en pragmática  y en la gramática del discurso señalan que son los factores sintácticos los que apoyan la separación de los cuatro tipo de enunciados básicos: declarativos, interrogativos, exclamativos e imperativos.
 

   La naturaleza de su predicado.

    En la gramática tradicional se extendía a las oraciones ciertas propiedades sintácticas del verbo con el que se construían. De acuerdo con ese criterio las oraciones se dividen en transitivas (Los osos comen pescado), intransitivas (Manuel vive en el campo), copulativas (María está triste), reflexivas (María se lava las manos), recíprocas (Los novios se besan), activas (El avión aterrizó sin retraso) y pasivas (Los ladrones fueron detenidos).

    La ausencia  o presencia  del sujeto

    Oraciones personales son aquellas en que el sujeto es un sintagma nominal fonéticamente realizado (Juan juega al fÚtbol) o aquellas  en las que el sujeto no adopta forma léxica diferenciada pero va implícito en el morfema de persona del verbo (quiero dos bocadillos).   Oraciones impersonales en las que no existe sujeto explícito ni implícito. Normalmente se refiere a oraciones que expresan situaciones atmosféricas (nieva, hace calor, ...),  con los verbos haber, hacer, ser estar, ir, dar y otros verbos (hay calamares). Oraciones con sujeto tácito de interpretación inespecífica (llaman a la puerta), y oraciones impersonales reflejas: Se vive bien en Binéfar .

     3.1. SegÚn la presencia o ausencia de sujeto.

Las oraciones atendiendo al criterio de presencia o ausencia del sujeto se dividen en personales o impersonales. Sin embargo hay que hacer algunas matizaciones con respecto a la noción de sujeto. Ya que, por un lado, esta se asocia con un determinado valor semántico, es generalmente el agente o causante de la acción expresada por el verbo. Al que se ha venido denominando "sujeto lógico". Por otro, el término "sujeto" se relaciona con una función gramatical expresada por una palabra dentro de la oración, por lo general un nombre o sustantivo, que concuerda en nÚmero y persona con el verbo, que es el denominado "sujeto gramatical".

     3.1.1. Personales e impersonales.

SegÚn la presencia o ausencia del sujeto as oraciones se clasifican en personales e impersonales.

     3.1.1.1. Personales.

Las oraciones personales pueden tener un sujeto expreso o explícito, un sintagma nominal que es sujeto de la oración (Los niños juegan a la pelota). O pueden tener un sujeto tácito, no aparece ningÚn sujeto explícitamente, y se analizan comÚnmente como casos de sujeto tácito u omitido (Perdieron el partido).

     3.1.1.2. Impersonales.

Oraciones impersonales, en las que no existe sujeto explícito ni lo posee tácito o elíptico. Normalmente se refiere a oraciones cuyos nÚcleos verbales se refieren a fenómenos atmosféricos (llueve, hace calor, etc.), impersonales con los verbos haber, hacer, ser, estar e ir (hay fresas), para las que no existe un referente que pudiera ser interpretado como sujeto semántico de la oración. También las impersonales reflejas aquí se vive bien .

En algunas gramáticas las denominan unimembres porque solo constan de predicado.

     3.1.1.2.1. Verbos impersonales referidos a fenómenos atmosféricos.

A los verbos referidos a fenómenos atmosféricos se les denomina impersonales léxicos porque la ausencia de sujeto está determinada por su propio significado. El significado de los verbos que sirven de nÚcleo a estas oraciones tiene relación con los fenómenos de la naturaleza:

Hoy ha llovido mucho.

Ahora amanece más temprano.

Granizó mucho en verano.

NGLE 3058-3062.

     3.1.1.2.2. Impersonales con los verbos haber, hacer, ser estar e ir.

Algunos verbos, que en otros casos presentan variación personal, pueden quedar inmovilizados en tercera persona del singular y rechazan cualquier sujeto explícito. Esto ocurre con el verbo haber que, además, sólo es autónomo en construcciones impersonales con tercera persona del singular. En el presente de indicativo este verbo adquiere incluso un significante especial: hay.

En el aula no había alumnos

El verbo hacer participa en construcciones impersonales asociadas con el tiempo atmosférico (Hace sol ) o con el cronológico (hace mucho tiempo). El verbo hacerse es semicopulativo en oraciones como Se hace de día.

Se forman también predicados impersonales con los verbos copulativos ser y estar en los que se describen situaciones que aluden al a tiempo atmosférico (AÚn está oscuro, Estuvo nublado ayer) y al cronológico ( Era muy temprano, AÚn es pronto).

Se construyen oraciones impersonales son la pauta irle a alguien + complemento de manera :

-Me va bien.

- Te irá de maravilla.

NGLE pp. 3063-3070.

     3.1.1.2.3. Impersonales con el verbo dar.

Es polémica la cuestión de si se forman o no oraciones impersonales los predicados que se construyen con el verbo dar y algÚn sustantivo que expresa alguna reacción física o emocional. Sí se consideran los que se construyen con preposición de:

- Me da pena de la gente que pasa hambre.

También es impersonal el verbo dar en la construcción darle a alguien por algo:

- A Luis le ha dado por cantar.

     3.1.1.2.4. Impersonales formadas con otros verbos.

Hay una serie de verbos que admiten usos impersonales. Estos son oler, apestar y otros semejantes:

- Huele a huevos podridos.

- Aquí adentro apesta.

También algunos usos de los verbos decir, constar y poner:

- Aquí dice que es obligatorio el gorro.

- Según consta en la sentencia.

- Como pone en el papel.

Los verbos doler, escocer, picar y otros que denotan diversas impresiones y afecciones, se usan a veces como impersonales con complementos circunstanciales de lugar:

- Me duele en el pie.

- Le pica en la espalda.

- Les escuece en el bolsillo.

Otros casos serían los verbos bastar, sobrar, valer, ser suficiente, tratarse de, etc.

- Le basta con su palabra.

- Nos sobra con tu cariño.

- Al Zaragoza le vale con un empate.

- A ellos les es suficiente con aprobar.

- En la conferencia se trató del problema de la contaminación.

NGLE pp. 3070-3077.

     3.1.1.2.5. Sujetos tácitos de interpretación inespecífica.

El término oración impersonal se aplica también a las oraciones que poseen sujetos tácitos de interpretación inespecífica, es decir, verbos en tercera persona del plural no lleva un sujeto real, ni expreso ni omitido, bien por ignorarse, por no interesar o por no tener importancia. Se les ha llamado tradicionalmente impersonales eventuales u ocasionales. El contexto determinará si se trata de impersonales o no. Las características fundamentales de esta construcción son cuatro:

- El verbo aparece en la tercera persona del plural

Llaman a la puerta

- Los sujetos que se sobreentienden hacen referencia a personas

Dicen que las cosas mejorarán

- Estos sujetos no alternan con pronombres personales

-Solo se interpretan en las oraciones activas

NGLE pp. 3077-3080.

     3.1.1.2.6. Impersonales con se o impersonales reflejas.

Se construyen con la forma pronominal se y un verbo en tercera persona del singular que puede ser transitivo seguido de complemento directo con a o no transitivo.

- Se vive bien en Binéfar

- No se trató bien a los invitados.

Hay que distinguir entre estas impersonales y las pasivas reflejas (o pasivas de se), en las cuales aparece un sujeto gramatical que concuerda con el verbo y puede transformarse en pasiva perifrástica (con ser):

- Se publicó la noticia la noticia fue publicada.

NGLE pp. 3080-3087.

     3.2. Según la naturaleza del predicado.

Un criterio utilizado para clasificar las oraciones es la naturaleza del predicado, es decir, las propiedades sintácticas  del verbo con se construyen. Atendiendo a este criterio las oraciones se dividen en oraciones de predicado nominal o atributivas y de predicado verbal o predicativas, éstas a su vez pueden clasificarse en
transitivas o intransitivas, dependiendo de si llevan complemento directo o no, respectivamente; reflexivas, si es el sujeto quien realiza y recibe la acción del verbo;  recíprocas, en las que los sujetos se intercambian la acción;  activas  si el sujeto realiza la acción y pasivas si el sujeto recibe la acción.
    Sin embargo, en la actualidad predomina la opinión de que las propiedades específicas de algunos componentes de las oraciones no determinan los tipos oracionales (NGLE, pp. 74-75).

     3.2.1. De predicado nominal o atributivas, y de predicado verbal o predicativas.

Las oraciones de predicado nominal o atributivas se caracterizan por estar formadas por un verbo copulativo: ser, estar y parecer,  y un sintagma que realiza la función de atributo, (El día está caluroso).

 Las oraciones de predicado verbal o predicativas se caracterizan porque el nÚcleo verbal de las mismas no es un verbo copulativo, como ya se ha señalado en el apartado anterior en la gramática tradicional se dividen en transitivas,  intransitivas, reflexivas, recíprocas, activas y pasivas.

    Algunos gramáticos señalan que es posible  asimilar las copulativas a las intransitivas, ya que los verbos copulativos no tienen complemento directo. De la misma manera las oraciones pasivas se podrían encuadrar en las intransitivas y también a las copulativas. Las reflexivas y recíprocas pueden ser transitivas  o intransitivas, así pues, no constituirían una clase distinta (NGLE, p. 76).

     3.2.1.1.  De predicado nominal o atributivas.

    Estas oraciones  constan de un verbo copulativo: ser, estar, parecer y de un sintagma que realiza la función de atributo. Se caracterizan  también porque el predicado expresa cualidades del sujeto y nunca se construyen con complemento directo. Para que una oración sea de predicado nominal obligatoriamente debe haber un sintagma que realice la función de atributo.

                        Los alumnos de Binéfar son muy estudiosos

                        Las sábanas están limpias

                        Mis amigos parecen cansados

     3.2.1.2. De predicado verbal o predicativas

    Las oraciones de predicado verbal o predicativas cuyo nÚcleo es un verbo que no es copulativo. La gramática tradicional las ha clasificado en transitivas, intransitivas, reflexivas, recíprocas, activas y pasivas. Sin embargo, como ya se ha señalado,  está división no es la más aceptada en la actualidad porque algunas de las mencionadas nacen de clasificaciones cruzadas y que pueden considerarse subdivisiones de otras como las reflexivas que son transitivas

                    - Transitivas o intransitivas, dependiendo de si llevan complemento directo o no, respectivamente.        
                    - Reflexivas, si es el sujeto quien realiza y recibe la acción del verbo.
                    - Recíprocas, en las que los sujetos se intercambian la acción.
                    - Activas o pasivas
 

     3.2.2. Transitivas e intransitivas.

    La transitividad se ha definido  en la gramática tradicional  como la capacidad de determinados verbos de hacer recaer la acción en una persona o cosa que es término o complemento de la acción.  En la actualidad se tiende a considerar  que la  transitividad y la intransitividad es un problema de estructura oracional. Un verbo intransitivo responde más al concepto de proceso verbal puro, en las oraciones intransitivas se atiende más a la acción verbal en sí misma (síntesis). Aunque ese mismo verbo se pueda usar transitivamente en otra oración. La transitividad es pues una necesidad comunicativa de los hablantes.

    Se hecho la mayoría de los verbos pueden aparecer en ambas estructuras:

Mañana no comeré en casa. / Mañana no comeré en casa el postre.

Los niños  duermen. / Los niños duermen la siesta.

     3.2.2.1. Transitivas.

Las oraciones transitivas son aquellas en las que presentan junto al verbo aparece un  complemento sin el que el verbo no tendría significado completo. Tradicionalmente se denomina a este elemento complemento u objeto directo.

                    Los alumnos estudian sintaxis

     3.2.2.2. Intransitivas.

Las oraciones intransitivas son aquellas  que no precisan de complemento directo para que el verbo resulte completo semánticamente:

Los niños corren.

     3.2.3. Reflexivas.

    Son aquellas oraciones en las que la acción del verbo la realiza y la recibe el sujeto, es decir, el  sujeto es a la vez agente y paciente. El sujeto de estas oraciones siempre es un sustantivo animado y se construyen con los pronombres reflexivos me, te, se, nos, os, se. Se clasifican en reflexivas directas cuando el pronombre realiza la función de complemento directo y reflexivas indirectas cuando el pronombre desempeña la función de complemento indirecto:

                            La niña se lava en el río (CD).

                           La niña se lava la cara en el río (CI).
 

     3.2.4. Recíprocas.

    En las oraciones  recíprocas  el sujeto es mÚltiple o plural y la acción es intercambiada por cada uno de los componentes del sujeto. Los sujetos son siempre animados y se construyen con los pronombres nos, os, se. Se clasifican en recíprocas directas cuando el pronombre realiza la función de complemento directo y recíprocas indirectas cuando el pronombre desempeña la función de complemento indirecto:

                           Manuel y Ana se  escriben en vacaciones (CD).

                            Manuel y Ana se escriben postales en vacaciones (CI).

 

     3.2.5. Activas y pasivas.

    Para entender la construcción de oraciones activas y pasivas hay que comenzar definiendo el término diátesis que es  el nombre que se da a las diferentes estructuras gramaticales  que permiten expresar los argumentos de un verbo y las relaciones que se establecen entre ellos.  Las manifestaciones morfológicas y sintácticas de la diátesis se denominan voces. Se distinguen tradicionalmente la voz activa, que une las funciones de sujeto y agente, y la voz pasiva que relaciona las de sujeto y paciente. (NGLE, p. 3037)

     3.2.5.1. Activas.

Las oraciones activas son aquellas en las que el sujeto gramatical coincide con el agente de la acción expresada por el verbo, acción que se ejerce sobre un objeto:

                Los jóvenes compran patatas fritas.

     3.2.5.2. Pasivas.

En las oraciones pasivas el sujeto no realiza la acción, sino que la recibe o padece, el sujeto coincide con el objeto. S e ha discutido mucho si existe voz pasiva en español, ya que este idioma no tiene formas morfológicas específicas para ella. Las oraciones o construcciones pasivas permiten expresar el agente mediante el llamado complemento agente.

            El ladrón fue detenido por la policía

En español solo se forman oraciones pasivas con verbos transitivos.

     3.2.5.2.1. Perifrástica pasiva.

Las oraciones perifrásticas pasivas se denominan  también denominada pasivas analíticas y  pasivas de ser + participio. En la gramática tradicional se denominaban Primeras de pasiva  a las pasivas perifrásticas o de participio con complemento agente ( La modelo fue contratada por una empresa de moda) y Segundas de pasiva a los que lo omitían (La noticia fue publicada). (NGLE, p. 3039)

Las oraciones pasivas perifrásticas son estructuras intransitivas que se forman con verbos transitivos. El complemento directo pasa a sujeto paciente y el sujeto se convierte en complemento agente. Además el verbo adopta la forma de perífrasis pasiva, es decir, auxiliar ser + participio:     

                El periódico publicó la noticia

                La noticia fue publicada por el periódico.

     3.2.5.2.2. Pasiva refleja.

Las oraciones pasivas reflejas o pasivas con se tienen significado pasivo y forma activa. Su estructura formal es: se+ Verbo  en voz activa en tercera persona

                Se divulgarán las noticias


Las pasivas reflejas no suelen llevar complemento agente.

     3.2.5.3. Construcciones medias.

    Las construcciones medias constituyen un subgrupo  de las pronominales. Una construcción media presenta obligatoriamente un sujeto(que puede ser elíptico) y un verbo transitivo (originariamente) en forma pronominal, admite complementos (circunstanciales o preposicionales), pero rechaza la presencia de objeto directo: El jarrón se ha roto. Me preocupo por estas cosas.

      4. Definición de sintagma o grupos sintácticos.

Las unidades léxicas simples forman diversos grupos sintácticos  que adquieren muchas de sus propiedades. A estos grupos se les denomina también sintagmas o o frases. Constituyen unidades  que desempeñan  determinadas funciones sintácticas específicas dentro de la oración.

A diferencia de la oración, los sintagmas no poseen una entonación específica. Es decir, un sintagma en general será una unidad sintáctica formada por un conjunto de palabras y morfemas organizados jerárquicamente en torno a un nÚcleo sintáctico, de tal manera que todos esos elementos juntos desempeñan una función sintáctica o relación gramatical. En general los gramáticos aceptan el término sintagma o grupo para designar también unidades formadas por un solo elemento (NGLE, p. 58).

     4.1. Tipos de sintagmas o grupos sintácticos.

 Los sintagmas o grupos sintácticos se clasifican en sintagma o grupo nominal, adjetival, verbal y adverbial segÚn sea la categoría gramatical de su nÚcleo. Constituyen ampliaciones  de las categorías de sustantivo, adjetivo, verbo y adverbio. La extensión del concepto  al grupo de las preposiciones  es polémica entre los gramáticos (NGLE, p. 58).

    4.2. Sintagma nominal o grupo nominal.

    Se constituyen en torno a un sustantivo o pronombre: Los chicos jóvenes.  El sintagma nominal puede  estar compuesto sólo de un nÚcleo María escribe un libro, o  constar de varios elementos: determinantes y/ o adjetivos determinativos  y complementos del nombre,  además del nÚcleo (Todos los libros antiguos).

Los determinantes son los  artículo, y los adjetivos determinativos son los  indefinidos, los demostrativos, los posesivos, los numerales, los interrogativos y exclamativos, y el relativo cuyo.

El  nÚcleo de un sintagma nominal es un sustantivo o pronombre sustantivo. Aunque  pueden ser nÚcleos también  las palabras sustantivadas.
 

La función de complemento de nombre es la propia del adjetivo y, por tanto, del sintagma adjetival. Pero también pueden realizar esa función un sintagma nominal en aposición, u sintagma nominal con preposición, u  sintagma adverbial con preposición,  una proposición de participio y proposición de relativo.

En español, el sintagma nominal o SN puede funcionar como sujeto agente o paciente, como atributo, como complemento directo, como complemento indirecto, como complemento de régimen, como complemento predicativo, como aposición, como vocativo y como complemento circunstancial.

     4.2.1. Función de sujeto.

La función sintáctica básica del sintagma nominal es la de sujeto. Concuerda en  nÚmero y persona con el nÚcleo del predicado: 

            Los niños comieron en casa

     4.2.1.1. La concordancia sujeto-verbo.

Los rasgos de nÚmero y persona de los verbos conjugados constituyen el reflejo gramatical de los de su sujeto, sea est6e nominal o pronominal. Sin embargo  circunstancias morfosintácticas, semánticas y pragmáticas de la comunicación provocan ciertos problemas de concordancia de persona:

        - El pronombre de tratamiento de segunda persona usted / ustedes concierta en tercera persona.

        Usted canta muy bien.

- A  Sujetos coordinados les corresponde el verbo en plural.

      María y Juan fueron al cine


- Cuando en un  sujeto coordinado  uno de sus nÚcleos los resume o contiene significativamente a todos los demás, el verbo concuerda en singular con dicho nÚcleo.

            El papá, la mamá y los niños, la familia en pleno, irá a la montaña.

-  Un sujeto coordinado  cuyos  nÚcleos están unidos por las conjunciones ni  y o, puede llevar el verbo en singular o en plurall.

                Uno u otro quiere un destino.
                Uno u otro quieren un destino.
                Ni uno ni otro  entiende su comportamiento.
                Ni uno ni otro entienden su comportamiento.


-
 Cuando en un sujeto coordinado los nÚcleos  son formas neutras, el verbo se conjuga en singular.

            Esto y aquello es poco importante.

-
Cuando los nÚcleos de un sujeto compuesto representan a personas gramaticales distintas, para la concordancia se prefiere la primera persona a la segunda, y esta, a la tercera. En cuanto al nÚmero, por tratarse de un sujeto compuesto, el verbo va en plural.


                TÚ, él y yo seremos muy felices.
                TÚ: 2ªpersona singular
                él: 3ªpersona singular Seremos: 1ª persona plural
                Yo: 1ªpersona singular


                TÚ y él sabéis mi historia.
                TÚ: 2ªpersona singular Sabéis: 2ªpersona plural
                él: 3ªpersona singular

-
Cuando el nÚcleo del sujeto es un sustantivo colectivo seguido por un complemento cuyo término está en plural, el verbo podrá concordar indistintamente ya en singular con el colectivo nÚcleo, ya en plural con el término del complemento.


                    Un grupo de jóvenes se subió a la valla.
                    Un grupo de jóvenes se subieron a la valla.

     4.3. Sintagma adjetival o grupo adjetival.

      Los sintagmas adjetivales se forman en torno a un adjetivo que puede estar solo o acompañado de  complementos del adjetivo : demasiado harto de esperar.

    El sintagma adjetivo funciona como complemento de nombre, como atributo de un verbo copulativo o semicopulativos y   como complemento predicativo.

     4.3.1. Locuciones adjetivales.

Las locuciones adjetivales o adjetivas son grupos lexicalizados que se asimilan a los adjetivos en su funcionamiento sintáctico.

            - a+sustantivo: a rayas, a listas, a tiras.

            - como+sustantivo: una mentira como una catedral, como una tapia, como un día sin pan, como unas castañuelas.

            - de+ sustantivo: de campeonato, de ensueño, de narices.

    (NGLE, pp. 1017-1021)

     4.4. Sintagma adverbial o grupo adverbial.

Los sintagmas adverbiales están constituidos en torno a un adverbio que puede estar  solo o acompañado de complementos del adverbio: muy lejos de casa.

El sintagma adverbial  funciona como complemento de un adjetivo,  de un adverbio o del verbo. Cuando complementa al verbo realiza la función de complemento circunstancial. También puede desempeñar el papel de modificador de la oración: Quizás venga mañana.

     4.4.1. Locuciones adverbiales.

Las locuciones adverbiales son expresiones fijas, constituidas por varias palabras, que equivalen a un adverbio:

     En un santiamén, a lo mejor, a tontas y a locas, a la buena de Dios, a  pies juntillas, a ojo de buen cubero, de tal palo tal astilla.
 

(NGLE, pp. 2374-2394)

     4.5. Sintagma verbal.

Los sintagmas verbales se constituyen  en torno a un verbo. Están formados por un verbo y sus modificadores y complementos: directo, indirecto, de régimen, atributo, predicativo y circunstanciales.

     4.5.1.  Núcleo: Verbo.

Los verbos aportan informaciones morfológicas y sintácticas pues  las relaciones de dependencia que contraen con otras secuencias articulan la estructura de la oración. Como ya hemos señalado con anterioridad,  las funciones sintácticas adscritas a cada verbo permiten distinguir entre los transitivos, los intransitivos y los copulativos (NGLE, pp. 45-46).

     4.5.1.1. Perífrasis verbales.

    Las perífrasis verbales son las combinaciones sintácticas en las que un verbo auxiliar incide sobre un verbo auxiliado, llamado también principal o pleno, construido en forma no personal (infinitivo, gerundio o participio) sin dar lugar a dos predicaciones distintas. El verbo auxiliar suele aparecer conjugado (No puedo estudiar). En algunas perífrasis los verbos se unen con un nexo ( rompió a llorar).

  Las perífrasis se clasifican atendiendo a dos criterios fundamentales:

                 -   Su estructura sintáctica, es decir, teniendo en cuenta la forma no personal del verbo que el auxiliar elige. Se dividen así en perífrasis de infinitivo, de gerundio y de participio.

                - Su significado. Teniendo en cuenta este criterio se clasifican de la siguiente manera:

                     Perífrasis modales. Informan sobre la actitud del hablante sobre la acción. Se construyen con infinitivo y expresan:
                                Obligación: Tener que, haber que, haber de, deber + Infinitivo.
                                Probabilidad: Deber de + Infinitivo.
                                Posibilidad: Poder + Infinitivo.
                           
                 Perífrasis aspectuales. Informan sobre el desarrollo de la acción:
                            Ingresivas,  la acción verbal está a punto de ser realizada: Ir a + infinitivo, pasar a + infinitivo, estar a punto de + infinitivo.
                            Incoativas,  se presenta la acción verbal en su inicio: Echarse a + infinitivo, ponerse a + infinitivo, romper a + infinitivo.
                            Durativas, la acción verbal se manifiesta en pleno desarrollo: Seguir + gerundio, estar + gerundio, andar + gerundio.
                            Resultativas,  la acción se muestra ya finalizada por completo: Dejar + participio, estar + participio, llevar + participio.
                            Repetitivas,  muestran el proceso de la acción verbal repetido: Volver a + infinitivo.
                           Terminativas, presentan la acción verbal interrumpida o nada más ser terminada: Dejar de + infinitivo, acabar de + infinitivo.    
                           Habituales o consuetudinarias,  la acción verbal se realiza de forma reiterada: Acostumbrar + infinitivo, soler + infinitivo.

     4.5.1.2. Locuciones verbales.

Una locución verbal es un grupo de palabras lexicalizado de las que al menos una es un verbo y que funciona como nÚcleo del predicado: hacer de tripas corazón, dar la lata, hacer el tonto, levantar la voz, plantar cara, andar de capa caída, etc.

     4.5.2. Complementos.

Un complemento del verbo es la palabra o grupo de palabras que acompaña al verbo en la oración y  especifican la referencia a la realidad que efectÚa aquel. Los complementos pueden estar constituidos por una sola palabra, por varias o, incluso, por toda una oración.  SegÚn la función que desempeñan en el sintagma verbal, se clasifican en:

     4.5.2.1.  Complemento directo.

   El complemento directo u objeto directo es una función sintáctica dependiente del verbo que puede ser desempeñada, dentro del sintagma verbal, por nombres, pronombres y los grupos que forman, así como por oraciones subordinadas sustantivas. Los verbos que se construyen con complemento directo se denominan transitivos y las oraciones que los tienen como parte del predicado se llaman oraciones transitivas.

    El complemento directo se construye habitualmente sin preposición (Juan compró un libro), pero admite o exige la preposición a con sintagmas nominales de persona (María quiere a su padre) y también con algunos que hacen referencia a animales o a las cosas (Juan miró al cielo).

(NGLE, p. 2591)

El complemento directo puede permutarse por los pronombres personales átonos lo, los, la y  las: Juan lo compró.

     4.5.2.2. Complemento indirecto.

El complemento indirecto u objeto indirecto es la función sintáctica desempeñada por los pronombres átonos y por las sintagmas nominales encabezados por la preposición a que designan el receptor, el destinatario, el experimentador, el beneficiario y otros participantes en una acción, un proceso o una situación: Juan escribió a su padre.

(NGLE, p. 2655)

El complemento indirecto puede permutarse por los pronombres personales átonos le y les: Juan le escribió.

     4.5.2.3. Complemento de régimen preposicional

El complemento de régimen preposicional introduce preposiciones requeridas, impuestas o elegidas por al verbo del que dependen. Es decir, es un complemento obligatorio que se caracteriza por estar encabezado por una preposición  que exige el verbo: Se avergonzó de su actitud, Cuenta con sus amigos, Hablaron de política.

     4.5.2.4.  Atributo.

    Se llama atributo la función que desempeñan varios sintagmas que denotan propiedades o estados de las cosas que se predican del referente de algÚn segmento nominal u oracional. El atributo puede predicarse de un sintagma nominal (Los niños estaban contentos), pero también de un pronombre (ellos  parecían tranquilos) (NGLE, p. 2773). Es un sintagma que acompaña a los verbos copulativos (ser, estar, parecer, ) y que se refiere al mismo tiempo al sujeto, con el que concuerda en género y nÚmero. Pero también es el complemento de los denominados verbos semicopulativos (María se volvió orgullosa)
   

    4.5.2.4.1. El atributo en las construcciones copulativas.

Es un sintagma que acompaña a los verbos copulativos (ser, estar, parecer, ) y que se refiere al mismo tiempo al sujeto, con el que concuerda en género y nÚmero.

La función de atributo la pueden desempeñar los adjetivos (María es guapa),     sintagma nominal (José es un carpintero),  un adverbio ( Ellos son así),  un sintagma preposicional (Eduardo es de Vitoria ) y  un pronombre (Yo soy aquél).

    El atributo se puede permutar por el pronombre átono lo: Yo lo soy.

     4.5.2.4.2. El atributo en las construcciones semicopulativas.

    Los verbos semicopulativos o pseudocopulativos vinculan un sujeto con un atributo añadiendo algÚn contenido, generalmente aspectual o modal, a la predicación en la que actÚan como nexos: María  se puso contenta. Los verbos semicopulativos se diferencian de los copulativos en que admiten también usos como verbos plenos en los que seleccionan sus complementos:   María se puso un sombrero (NGLE, pp.2835-2836).

     4.5.2.5. Complemento predicativo.

El predicativo es un complemento de las oraciones con predicado verbal, es decir, aparece en la oración con verbos predicativos (con significado pleno). La función de complemento predicativo la desempeña normalmente un adjetivo (El toro embistió furioso) , aunque también puede hacerlo un sintagma nominal (Lo nombraron secretario).

SegÚn la función gramatical desempeñada por el grupo sintáctico del que predican, el complemento predicativo se puede clasificar en:

       - Complementos predicativos del sujeto (predicativo subjetivo): Miguel contestó muy nervioso

       - Complemento predicativo del complemento directo (predicativo objetivo): Joaquín llevaba rotos los bolsillos.

     4.5.2.6. Complemento circunstancial.

Se denomina complemento circunstancial a la función sintáctica desempeñada por un sintagma adverbial, por un sintagma nominal, por un sintagma preposicional o por una oración subordinada, que señale alguna circunstancia semántica de tiempo, lugar o modo al verbo de que es complemento, a veces incluso cantidad, causa, posibilidad o finalidad. Esta  clasificación tradicional de los complementos circunstanciales está basada en un criterio semántico, por lo que no puede ser precisa. Es por lo que algunos complementos circunstanciales no se acomodan a ninguno de los grupos tradicionales.

     4.5.2.6.1. Complemento circunstancial de lugar.

El complemento circunstancial de lugar denota el lugar donde se produce la acción verbal. Corresponden a la pregunta ¿ónde? y son conmutables por un adverbio de lugar: María vive en el campo.

     4.5.2.6.2. Complemento circunstancial de tiempo.

El complemento circunstancial de tiempo aporta significado  temporal a la acción expresada por el verbo. Responden a la pregunta ¿cuándo?, ¿cuánto tiempo?, ¿desde cuándo?, ¿hasta cuándo?, ¿en cuántas ocasiones?, ¿cuánto tiempo hace?: Mañana me traen la lavadora.

     4.5.2.6.3. Complemento circunstancial de modo o manera.

El complemento circunstancial de modo o manera  indica  el modo en que se realiza la acción expresada por el verbo. Responden a la pregunta ¿cómo?, ¿de qué forma?, ¿de qué manera?: Hizo los ejercicios rápidamente.

     4.5.2.6.4. Complemento circunstancial de  instrumento.

    El complemento circunstancial de instrumento  indican  el utensilio empleado para realizar la acción expresada por el verbo, y  también el medio adoptado, intermediario, materia utilizada en la misma: Cortó la cinta con unas tijeras.

     4.5.2.6.5. Complemento circunstancial de materia.

El complemento circunstancial de materia indica el material utilizado  para realizar la acción expresada por el verbo: Confeccionó unos trajes con papel.

     4.5.2.6.6. Complemento circunstancial de compañía.

    El complemento circunstancial de compañía expresa la asociación o unión al sujeto o al complemento directo de otro u otros individuos. Viene introducido por la preposición con o locuciones como en compañía de o juntamente a o con, al lado de: Su madre vino son la vecina de la lado.

     4.5.2.6.7.  Complemento circunstancial de cantidad.

El complemento circunstancial de  cantidad cuantifica la acción expresada por el verbo. Esta función la desempeñan los adverbios de cantidad o expresiones equivalentes cuando complementan a un verbo o sintagma verbal: Te quiero mucho

     4.5.2.6.8.   Complemento circunstancial de medio.

    El complemento circunstancial de medio  indica el medio, aquello que sirve para un fin. Así los transportes se consideran medios para que alguien o algo llegue a algÚn destino: Fueron a París en tren. También se forma con los sustantivos que denotan sistemas de comunicación: Lo llamé por teléfono. Denotan asimismo medio los sintagmas nominales que designan los recursos de los que se sirve alguien para lograr algo: Decidieron el orden de salida por sorteo (NGLE, p. 2945).

     4.5.2.6.9.  Complemento circunstancial de provecho o beneficio.

    Los complementos circunstanciales de provecho o beneficio indican la persona que recibe el provecho o beneficio  de la acción. : Compré para mi tía un regalo

     4.5.2.6.10. Complemento circunstancial de causa.

El complemento circunstancial de causa expresa el motivo por el que se produce la acción verbal. Se expresa mediante la preposición por, con, a veces con la preposición de (Me sacrifico por su bien).  También se pueden usar locuciones como a causa de, debido a, gracias a, por culpa de.

     4.5.2.6.11. Complemento circunstancial de finalidad

    El complemento circunstancial de finalidad expresa el fin con que se realiza la acción expresada por el verbo. Viene introducido por la preposición para, a o por seguida de un sustantivo o de una expresión sustantivada: Mandó al niño por pan.

     4.5.2.7. Complemento agente.

El complemento agente es un sintagma nominal que solo aparece en las oraciones pasivas. Está introducido por la preposición por: El actor fue aclamado por el pÚblico.

      5. Oración simple y oración compuesta.

Teniendo en cuenta el número de verbos que contienen, se pueden establecer dos tipos de oraciones:

      6. Oración compuesta.

La relación entre oraciones dentro de un enunciado se puede marcar mediante nexo (coordinación y subordinación) o sin él (yuxtaposición).

Las oraciones coordinadas son las que se sitúan en el mismo nivel sintáctico, pueden funcionar de manera independiente y se unen mediante un nexo, que no forma parte de ninguna de ellas.

Ejemplo: El médico fue a su consulta y atendió a los pacientes.

Las oraciones subordinadas son aquellas que dependen de otra proposición que llamamos principal ya que cumplen una función sintáctica respecto de esta; se hallan, por tanto en distinto nivel sintáctico y suelen unirse a la principal mediante un nexo.

Ejemplo: El profesor creía que los alumnos estudiaban mucho.

El nexo sería la conjunción que y el predicado que introduce realizaría la función de CD del verbo de la principal.

     6.1. Oraciones yuxtapuestas.

El término se aplica no sólo a oraciones, sino a cualesquiera unidades que aparecen reunidas cumpliendo la misma función que desempeñaría cada una de ellas aisladamente.

 La yuxtaposición es, pues, una unión sin nexo, un vínculo que se establece entre elementos contiguos con la misma función: Mis amigos comene caramelos, chicles, patatas.

La relación entre estos tres sustantivos es de yuxtaposición: aparecen contiguos y desempeñando en conjunto la función de CD, la misma que desempeñaría cada uno de ellos si no aparecieran los otros dos.

 Del mismo modo, las tres oraciones de los dos ejemplos siguientes quedan enlazadas por yuxtaposición en un solo enunciado: Llegué, vi, vencí. Sacó el móvil, se lo vieron los profesores, se lo confiscaron.

Las construcciones distributivas son oraciones yuxtapuestas enlazadas semánticamente por unidades correlativas que de ningún modo señalan especial relación sintáctica y que pertenecen a categorías de palabras diversas (adjetivos, adverbios, sustantivos, e incluso verbos). Además, el esquema oracional distributivo puede coexistir con la coordinación.

Ejemplos: Ya se mecía en la tumbona, ya sesentaba en una silla.

Las construcciones explicativas Como las anteriores, las oraciones explicativas carecen de índices explícitos de coordinación. También serían oraciones yuxtapuestas unidas por marcadores del discurso como: es decir, esto es, o sea. En las oraciones explicativas una proposición aclara el significado de la otra: Escribe canciones, es decir, es compositor. Pepe siempre estudia mucho, o sea, es un chico muy trabajador.

     6.2. Oraciones coordinadas.

Con este procedimiento, los segmentos de un grupo (de oraciones o unidades inferiores) se enlazan mediante una conjunción que desempeña la función de nexo. Cada uno de los segmentos podría desempeñar la misma función que el conjunto unificado.

Por ejemplo, en: Participaron Ana y Marina, el grupo Ana y Marina funciona como sujeto.

Lo mismo ocurre en los siguientes ejemplos:

De igual forma, la coordinación puede producirse entre oraciones:

Según el significado de la conjunción, las oraciones coordinadas se clasifican en tres tipos: copulativas, disyuntivas y adversativas. Muchos autores incluyen las oraciones distributivas y las explicativas dentro del grupo de las coordinadas.

    6.2.1. Coordinadas copulativas.

 Son las oraciones que aparecen unidas por conjunciones copulativas y, e, ni. Semánticamente expresan suma. Si las oraciones copulativas contienen más de dos proposiciones, el enlace conjuntivo entre ellas suele aparecer sólo entre las dos últimas.

        Ejemplos:  Todas los mañanas madrugo, me doy una ducha y me voy a pescar.                                                     Ayer no me llamaste por teléfono, ni me mandaste mensajes, ni me escribiste un correo electrónico.

     6.2.2. Coordinadas disyuntivas.

Son las oraciones unidas por las conjunciones o, u, o bien. Pueden usarse como conjunciones simples  o como dobles o discontinuas (o...o). 

Semánticamente expresan alternancias, ofrecen la posibilidad de elegir entre dos o más realidades distintas. Las oraciones disyuntivas pueden estar formadas por más de dos proposiciones.

    Ejemplo: O estudias todos los días o suspenderás.

    6.2.3. Coordinadas adversativas.

Son las oraciones unidas por las conjunciones y locuciones conjuntivas pero, sin embargo, mas, aunque, sino, sino queno obstante, etc. Semánticamente expresan contraste u oposición entre sus enunciados. Aprobaron la Lengua, pero tuvieron que analizar sintácticamente muchas oraciones.

    Ejemplo: Estamos muy cansados, pero corregiremos los exámenes lo antes posible.

     6.3. Oraciones subordinadas.

Las oraciones subordinadas se caracterizan, fundamentalmente, por su falta de independencia, es decir, dependen de alguna otra categoría a la que complementan.

Las oraciones subordinadas se dividen tradicionalmente en tres clases teniendo para lo que se tiene en cuenta la equivalencia o correspondencia aproximada entre las categorías y las funciones. Así, las subordinadas sustantivas ejercen las funciones características de los sintagmas nominales. Las adjetivas corresponden a las oraciones de relativo con antecedente expreso, al que modifican a la manera de los adjetivos. Las relativas sin antecedente expreso se asimilan a las sustantivas. 

El tercer grupo de subordinadas, las adverbiales, es el más polémico de los tres, porque el paralelismo con los adverbios  en los que se basa esa denominación es inexacta. Algunas subordinadas adverbiales se pueden sustituir por adverbios: las subordinadas adverbiales propias (lugar, tiempo y modo), pero existen otros seis tipos de oraciones subordinadas, también llamadas adverbiales. para las que el español no posee adverbios sustitutos, aunque su función primordial sea la de CC: causales, finales, concesivas, condicionales, consecutivas y comparativas. A las que se denomina subordinadas adverbiales impropias. Sin embargo, en la Nueva gramática de la lengua española, no considerarán adverbiales a las de lugar, tiempo y modo, sino adjetivas sin antecedente expreso o sin antecedente implícito.

    6.3.1. Oraciones subordinadas sustantivas

Las subordinadas sustantivas aparecen introducidas por un nexo y pueden realizar cualquier función propia de un  sintagma nominal: sujeto, atributo, complemento directo, complemento de régimen, complemento de nombre, complemento de adjetivo y complemento de adverbio.

Subordinadas sustantivas en función de sujeto
·         Se introducen con la conjunción que sin función sintáctica.

                Ejemplos: Es evidente que os gusta mucho el análisis sintáctico.
                          No les gustaba  que los vieran en bañador.
                         Me molesta que cantes en la ducha.

Subordinadas sustantivas en función de atributo
·         Se construyen siempre con verbo copulativo: ser, estar, parecer,  y dan lugar a estructuras atributivas ecuativas.
·         Se introducen con la conjunción que sin función sintáctica, a veces si.

                     Ejemplos: Mi amiga está que trina.
                                La verdad es que no he estudiado mucho.
                                La pregunta es si saldrá vendrá el domingo.

 En la Nueva Gramática   de la lengua española a la oración  Mi amiga está que trina  se la considera subordinada consecutiva. Y a La verdad es que no he estudiado mucho subordinada sustantiva de sujeto (denominadas copulativas inversas, o estructura atributiva ecuativa).

 Subordinadas sustantivas en función de complemento directo
·         Se introducen con la conjunción que sin función sintáctica.
·         Puede sustituirse por el pronombre átono lo.

                     Ejemplos:  Mi amigo descubrió que la sintaxis es divertida.
                                 Los bomberos permitieron  que los vecinos entraran en sus casas.

Con frecuencia, la oración subordinada de CD reproduce  las palabras o pensamientos de una persona distinta al hablante. Ello ocurre  cuando el verbo de la principal es uno de los verbos de  lengua  o pensamiento. En este caso, la oración puede ser:

             -  De estilo directo, cuando se reproducen textualmente  las palabras o pensamientos de la otra persona:          

                  Ejemplo:    Lucía me dijo:<< quiero que vengas a mi  casa>>.

           -  De  estilo indirecto cuando el hablante interpreta  a  su manera las palabras de la otra persona. Introducida por el nexo que (sin función sintáctica):

      

                    Ejemplo:   Lucía me dijo que quería que fuese a su casa.

Lo mismo sucede con las oraciones interrogativas. Éstas pueden dividirse

            - Interrogativas directas que se subdividen en:

                         - Totales

                         Ejemplo:   Adrián me preguntó: ¿Me dejas salir esta noche?

                        -Parciales

                         Ejemplo:  Adrián  me preguntó: ¿Cuándo podré salir?

            - Interrogativas indirectas que se subdividen en:

                        - Totales. Introducidas por el nexo si (sin función sintáctica)

                            Ejemplo:   No sé si vendrá.

                                   - Parciales.  Introducidas por los pronombres y adjetivos determinativos  interrogativos: Qué, cuál, quién, qué, cuál, cuánto, y adverbios: cómo, cuándo, cuánto dónde. Todos realizan una función sintáctica además de ser nexos.

                       Ejemplos:  Mis amigos no saben  quién se  lo dijo a sus padres.
                                           Me preguntó qué coche me había comprado.
                                           Sus padres no saben cuándo vendrá.

Subordinadas sustantivas en función de complemento de régimen

 La subordinada en función de suplemento va precedida, de la preposición requerida por el verbo principal:

                        Ejemplos:  Me alegro de que vengáis a visitarme.
                                   Sus amigos  hablaron de que irían de excursión el fin de semana.

Subordinadas sustantivas en función de complemento de Nombre, adjetivo y adverbio

Las subordinadas sustantivas pueden funcionar también como  complementos de  un nombre,  de un adjetivo  y de un  adverbio.

Se introducen con la conjunción que sin función sintáctica, precedida de una preposición.

             Ejemplos: La idea de que no salgamos de vacaciones me entristece.
                        Los profesores estamos hartos de que no se valore nuestro trabajo.
                        Maribel estuvo cerca de que la atropellase un coche.

 

     6.3.2. Oraciones subordinadas de relativo o subordinadas adjetivas

Son subordinadas de relativo o adjetivas las proposiciones que desempeñan, en el seno de una oración compuesta, la función de un adjetivo, complemento de nombre. Expresan  una característica de un nombre de la proposición principal, llamado antecedente.

Los alumnos estudiosos aprobaron el curso.
     Los alumnos que eran estudiosos aprobaron el curso.

 

Nexos

        Ejemplos: Colgaron los cuadros que  estaban en el desván.
                           
Me gusta la novela de la cual estabas hablando. 

         Ejemplo: Ese es el perro cuyo dueño es amigo de mi hermano.

          Ejemplos: Esa es la casa donde viven sus padres (en que).
                              Subió al monte la mañana cuando encontraron  a su padre  (en la que).
                             No nos gusta la manera como nos hablas (en la que).

 

Todos ellos pueden ir precedidos de preposición.

El antecedente

El antecedente puede ser:

                Ejemplos:  La ventana que da la calle es muy pequeña.
                                       El sí que le dio a su marido fue para toda la vida.

                    Ejemplo: Entraron a la fiesta muchos que no tenían entrada.

                    Ejemplo:  Proclamó su inocencia, lo cual convenció a los jueces.

La función de los pronombres relativos

  Los pronombres relativos, además de servir de nexo introductor, realizan una función propia del nombre dentro de la subordinada:            

        Ejemplos: Mi madre cogió la chaqueta que (sujeto) estaba en el armario.
                            El abrigo  que (CD) tú me regalaste se ha pasado de moda.
                            Los amigos a los que (CI) escribiste han vuelto de vacaciones.
                            El martillo con el que (CC) arregló la silla se ha roto.

Las funciones del antecedente y del pronombre relativo no tienen por qué ser las mismas.

 

Proposiciones de relativo explicativas y especificativas

Al igual que hay adjetivos que restringen el significado del nombre, los especificativos, y otros que se limitan a expresar una cualidad ya conocida, los explicativos, las subordinadas de relativo también tienen dos modos de significar:

Especificativa:

Ejemplo: Los alumnos que estaban cansados se han ido ha casa. 

(Solo se han ido a casa los alumnos que estaban cansados).

Explicativa:

Ejemplo:  Los alumnos, que estaban cansados, se han ido ha casa.

(Se han ido a casa todos los alumnos, porque todos estaban cansados).

 

    6.3.3. Oraciones de relativo  sin antecedente expreso, libres o adjetivas sustantivadas

Igual que los adjetivos, las subordinadas de relativo pueden sustantivarse cuando desaparece el antecedente del relativo. Se construyen habitualmente con los nexos:

(E)+ artículo + que, quien y cuanto,  sin antecedente:

Las proposiciones de relativo convertidas en sustantivos funcionales pueden cumplir cualquiera de las funciones propias de los sustantivos.

Subordinadas adjetivas sustantivadas o de relativo libre con la función de sujeto

        Ejemplos: Quien dice la verdad no debe temer las consecuencias.
                          El que trae los periódicos se jubila dentro de un mes.

Subordinadas adjetivas sustantivadas o de relativo libre con la función de atributo

La oración de relativo sustantivada puede desempeñar también funciones de atributo, si bien casi siempre en caso de estructuras atributivas ecuativas. A las dos primeras se las denomina también copulativas inversas, es decir el sujeto está pospuesto.

          Ejemplos: Los escritores son quienes sufren más la crisis editorial.  
                              Nuestros amigos son los que han respondido primero.

Subordinadas adjetivas sustantivadas o de relativo libre con la función de complemento directo

      Ejemplos: A quienes contestaron la encuesta los  han llamado de la radio.
                          Mis padres no saben lo que cuesta el viaje a Zaragoza

Subordinadas adjetivas sustantivadas o de relativo libre con la función de complemento de régimen

     Ejemplos: Los banqueros disponen de quienes quieren.
                        En las tertulias televisivas se  habla mucho de lo que pueden hacer los ciudadanos.

Subordinadas adjetivas sustantivadas o de relativo libre con la función de complemento de nombre

    Ejemplo: Los  jueces tienen que proteger a los ciudadanos de los desmanes de los que mandan.

Subordinadas adjetivas sustantivadas o de relativo libre con la función de complemento de adjetivo

   Ejemplo: Nuestra amiga estaba harta de los que la llamaban a media noche.

 Subordinadas adjetivas sustantivadas o de relativo libre con la función de complemento de adverbio

   Ejemplo: María vive cerca de la que va en bicicleta al  trabajo.

Subordinadas adjetivas sustantivadas o de relativo libre con la función de complemento indirecto

        Ejemplo: No debemos responder  a quienes nos provocan constantemente.

Subordinadas adjetivas sustantivadas o de relativo libre con la función de complemento circunstancial

        Ejemplo: Los turistas irán a la catedral  con los que conocieron en el barco.

Subordinadas adjetivas sustantivadas o de relativo libre con la función de complemento agente

     Ejemplo: El ladrón  fue perseguido  por los que presenciaron el robo.

Particularidades del relativo con preposición

A veces, la oración transpuesta por el relativo debe ir precedida de la preposición exigida por su oficio oracional, al mismo tiempo que el relativo requiere otra preposición a causa del papel que desempeña respecto del verbo subordinado:

           Ejemplo: Los manifestantes gritaron  a quienes consideraban causantes de la crisis económica.

En esta oración compuesta, la proposición de relativo libre o adjetiva sustantivada “a quienes consideraban causantes de la crisis”  realiza la función de complemento indirecto, sin embargo el nexo “a quienes” desempeña la función de complemento directo.

            Ejemplo: Los políticos  fueron abucheados por los que asistían a la reunión.

En esta oración compuesta, la proposición de relativo libre o adjetiva sustantivada “por los que asistían a la reunión” realiza la función de complemento agente por lo que necesita de la preposición “por”, sin embargo, el pronombre “los que”, dentro de esta oración realiza la función se sujeto, por lo que no se analiza con la preposición.

     6.3.4. Oraciones subordinadas adverbiales

Las proposiciones que desempeñan la misma función que un adverbio con respecto a la proposición principal, es decir, la función de complemento circunstancial, se denominan proposiciones subordinadas adverbiales.

Se dividen en dos grandes grupos:  

a) Proposiciones adverbiales propias  son aquéllas que desempeñan las funciones propias del adverbio: de lugar, tiempo y modo.

b) Proposiciones adverbiales impropias no pueden ser sustituidas por adverbios pues expresan otras circunstancias especiales.  

Proposiciones adverbiales propias

Proposiciones subordinadas adverbiales de lugar

Indican una circunstancia de lugar relacionada con la proposición principal. Su nexo habitual donde, el cual, según las exigencias del verbo del que depende, puede adoptar preposición.

Ejemplos: Mis amigos fueron donde quisieron.
                    Nosotros iremos a donde nos digan.

Proposiciones subordinadas adverbiales de tiempo

Indican si la acción principal y la subordinada son simultáneas, anteriores o posteriores en el tiempo. Para este tipo de oraciones se emplea frecuentemente el nexo cuando, pero también se usan otros adverbios y locuciones adverbiales: Apenas, antes de que, mientras que, siempre que, tan pronto como, después de que, entretanto, etc.

Ejemplos: Cuando termine mis estudios me iré al extranjero.
                    Antes de que saliese de casa, ya la habían llamado dos veces.

Proposiciones subordinadas adverbiales de modo

Estas proposiciones indican la manera de realizar la acción expresada por la proposición principal. Los nexos más habituales son: como y según.

Ejemplos: Hice los problemas como me indicó el profesor.
                    Monté el armario según indicaban las instrucciones.

Si la subordinada antepuesta con como tiene su núcleo verbal en subjuntivo, denota un sentido condicional:

Ejemplos: Como no estudies, suspenderás.
                   Como no te des prisa, perderás el autobús.

Proposiciones adverbiales impropias

Proposiciones subordinadas adverbiales causales

Indican la causa de lo expresado en la proposición principal. Se introducen con diversos nexos: porque, que, puesto que, ya que, pues, etc.

Ejemplos: Mi amigo ha suspendido el examen  porque no ha estudiado.
                    Mañana llegaré tarde a tu casa pues salgo de trabajar a las tres.

Si la causa de la acción principal es la gran intensidad de una cualidad o de un hecho que se presenta en la subordinada, la fórmula de esta puede ser:

Ejemplos: No me pude bañar, de lo fría que estaba el agua.
                   Al profesor le dolía la garganta, de tanto que había gritado en clase.  

Proposiciones subordinadas adverbiales consecutivas

Las proposiciones  consecutivas expresan la consecuencia de lo que acontezca en la acción principal. Se introducen con los nexos: por lo tanto, pues, de manera que, por consiguiente, en consecuencia, conque, etc.

Ejemplos:  No ha estudiado, por consiguiente suspenderá.
                     Se ha acostado muy tarde, por lo tanto no se levantará a la hora.

En algunas gramáticas a estas oraciones se las considera yuxtapuestas.

Dentro de estas proposiciones consecutivas existen las denominadas ponderativas. Se caracterizan porque expresan la consecuencia de la acción principal dando intensidad o ponderación a esa consecuencia. Como intensificadores más frecuentes cabe citar el adverbio tanto, su apócope tan y los adjetivos determinativos tanto, tanta, tantos, tantas, tal, tales, un, una, unos, unas y cada. La proposición subordinada va introducida con la conjunción que.

Ejemplos: Sus amigos eran tantos que no cabían en el salón.
                    La camisa era tan grande que cabían cuatro personas dentro.

Proposiciones subordinadas adverbiales finales

Las subordinadas finales  expresan la finalidad de la acción principal. Los nexos  más  habituales son: para que, a fin de que, con objeto de que, etc.  

Ejemplos: Se corto el pelo para que su madre lo dejase tranquilo.
                    Estamos ahorrando dinero a fin de que podamos ir de vacaciones.

Proposiciones subordinadas adverbiales concesivas

Las subordinadas concesivas expresan una objeción o dificultad para lo dicho en la oración principal, sin que ello impida su cumplimiento. El  nexo más frecuente de las concesivas es aunque.

Ejemplo: Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.        

Proposiciones subordinadas adverbiales condicionales

Expresan la condición (prótasis) necesaria o deseable para que pueda realizarse la acción de la proposición principal (apódosis). Van  introducidas con los nexos: si, como, siempre que, a menos que, a condición de que.

Ejemplos: Si no cobramos la paga extraordinaria de julio, no podremos ir de vacaciones.
                    Nos iremos pronto a la cama a condición de que nos cuentes un cuento.  

Proposiciones subordinadas adverbiales comparativas

En toda estructura comparativa se pueden señalar dos zonas que tradicionalmente se denominan primer y segundo término de la comparación.

En el primer término aparecen necesariamente los siguientes elementos: un cuantificador, la base de la comparación y  el núcleo de la estructura comparativa.

Los cuantificadores pueden ser los adverbios tan, tanto, más, menos, el adjetivo determinativo tanto, -a, -os, -as, igual (de), y estructuras compuestas de artículo (lo, el, la, los, las) más mismo, -a, -os, -as. Como nexos  comparativos (unidades que introducen el segundo término de la comparación) pueden funcionar que, como y de.

Semánticamente, expresan en resultado de cotejar (mediante un cuantificador) la ubicación de una magnitud, cualidad o proceso (base) dentro de una escala (igualdad, superioridad o inferioridad), en relación con un punto de referencia (baremo), que se supone conocido por los interlocutores y que va introducido por un nexo.  

Subordinadas comparativas sin elipsis

Ejemplos: No son tan altos como ellos creen.
                    Los alumnos han estudiado tanto hoy como estudiaron ayer.            

La elipsis en las subordinadas comparativas

La elipsis se produce cuando el verbo de la proposición principal y el de la subordinada es el mismo.  Los elementos elididos son todos los que están ya presentes en el primer término de la comparación.

Ejemplos: Juan es más alto que Pedro [es alto].
                    Mis amigos comen más zanahorias que los conejos [comen zanahorias].